Instrucciones de mayiang (REM)

 

Previos

- Objetivo del juego

- Combinaciones

- Antes de jugar

- Antes de cada partida


 

Objetivo del juego

El objetivo del juego es conseguir la mayor cantidad posible de puntos que se ganan por "Hacer Mah-Jong" (también se dice "cerrar") y por tener ciertas combinaciones de fichas.

Generalmente, para hacer Mah-Jong es necesario tener 4 combinaciones de 3 fichas y una pareja (en total 14 fichas), aunque también es posible ganar mediante manos especiales que no siguen este patrón.

Un ejemplo de Mah-Jong es el siguiente (se tienen las jugadas: 2 escaleras, 2 tríos y una pareja):

Una partida completa de Mah-jong se compone de 16 manos o partidas, divididas por rondas: 4 rondas de 4 partidas cada una.

Como una partida completa puede alargarse durante horas, se puede convenir antes de empezar el juego el número de rondas que se van a jugar. Un método bastante corriente es jugar sólo 2 rondas (es decir, jugar 8 partidas).

Cada ronda tiene asociado un viento, que es utilizado para establecer las puntuaciones al finalizar cada partida, y que se denomina viento dominante:

  • 1ª ronda: Viento Este
  • 2 ª ronda: Viento Sur
  • 3ª ronda: Viento Oeste
  • 4ª ronda: Viento Norte

Los vientos de cada ronda no afectan al juego directamente, sólo a las puntuaciones.

Volver arriba

 

Combinaciones

Existen tres combinaciones o jugadas básicas:

  • Chi/Chow: Escalera de 3 fichas del mismo palo con números consecutivos.

  • Pong/Pang/Pung: Combinación de 3 fichas iguales.

  • Kong/Kang: Combinación de 4 fichas iguales.

Cada vez que un jugador consiga un Kong, y lo muestre, debe tomar una ficha de reemplazo.

Volver arriba

Antes de jugar

Reparto de vientos

El reparto de vientos se realiza una única vez, y de forma aleatoria, al inicio del juego.

Cada viento tiene asignado una posición fija. El Este debe tener a su derecha al Sur, a su izquierda al Norte y de enfrente al Oeste.

¡Observar que no concuerda con los signos cardinales!

Dependiendo del viento que le haya tocado, cada jugador deberá sentarse de acuerdo con dicha posición.

El reparto de vientos se puede hacer de muchas maneras, pero las más sencillas son:

  • Lanzando un dado cada jugador y asignando números con vientos (1=Este, 2=Sur, 3=Oeste, 4=Norte y 5,6=Lanzar de nuevo).
  • Poniendo una ficha de cada viento boca abajo, y eligiendo cada jugador una ficha.

Volver arriba

 

Antes de cada partida

El muro

El muro se compone de 18 bloques de 2 fichas de altura, formando un cuadrado, y debe construirse al inicio de cada mano del juego.

Cada jugador debe hacer su parte de la muralla juntando una fila de 18 fichas de largo y 2 fichas de alto, todas boca abajo.

Una vez que cada jugador ha construido su lado de la muralla el resultado debe ser un cuadrado de 18 bloques x 18 bloques.

Volver arriba

 

Rotura del muro

Antes de repartir las fichas se tiene ver por qué lado de la muralla vamos a empezar el reparto.

Para ello, el jugador Este lanzará dos dados, que indicarán el lado del muro por el que se iniciará el reparto de fichas.

Para saber la parte del muro por la que comienza el reparto, se cuenta empezando por el Este y siguiendo en el orden del juego (contrario a las agujas del reloj). Por tanto, se empezará por la parte de la muralla del Este si se saca 5 o 9 con los dados, por la del Sur si se saca 2, 6 o 10, y así sucesivamente.

En nuestro ejemplo, el jugador Este ha sacado un 2 y un 5, que indican que el muro se abrirá por el lado del jugador Oeste (2+5=7).

Volver arriba

 

Reparto de fichas

El reparto de fichas se realiza cogiendo cada jugador su bloque de fichas. El jugador situado ante el trozo de muro por el que sa va a realizar la rotura es el encargado de tirar un tercer dado que indicará el bloque de fichas por el que se abrirá el muro (es decir, el bloque a partir del cual se cogerán las fichas). En nuestro ejemplo es el jugador Oeste.

El bloque de inicio será el siguiente al número suma de los tres dados lanzados (los 2 dados para saber el lado de la muralla por el que se empieza el reparto y este tercer dado).

Se empieza contar de derecha a izquierda en el lado del muro que indicaron los dos primeros dados (desde el punto de vista del jugador que está en la parte del muro por el que se abre. En nuestro caso, el jugador Oeste).

En nuestro ejemplo, el Oeste ha lanzado el dado y ha salido un 2. Por tanto, el reparto de fichas se haría a partir del bloque siguiente al bloque 9 (2+5+2=9). Es decir, se empezaría a coger fichas del muro desde el bloque 10, que es el bloque rojo de la figura.

La ficha anterior a la ficha de comienzo de reparto será la última ficha del muro (en nuestro ejemplo, la ficha inferior del bloque 9, en azul).

Hay que resaltar que existen reglas, como por ejemplo las Chinas Clásicas, en las que existe muro muerto. Esto significa que algunos bloques, a la derecha (del jugador de esa parte de la muralla) de donde se abre el muro, se dejan sin jugar en toda la partida (es decir, no se usan bajo ningún concepto). Por ejemplo, en las reglas Chinas Clásicas se deja un muro muerto de 8 bloques (es decir, 16 fichas), que en nuestra figura corresponderían a los bloques 2-9. En las REM no existe muro muerto.

El jugador Este se cogería los dos primeros bloques de fichas (en total 4 fichas).

Despues, el jugador Este vigilaría que el jugador Sur se cogiese los dos siguientes bloques.

Seguidamente, el jugador Oeste cogería los dos siguientes bloques.

Despues, el jugador Norte los dos siguientes bloques.

Posteriormente, el jugador Este se daría otros dos bloques.

Y así sucesivamente hasta que cada jugador se cogiese sus tres bloques de 4 fichas (es decir, llegado este momento cada jugador deberá tener 12 fichas en total).

Por último, cada jugador (empezando el Este) cogerá 1 ficha, y, finalmente, el Este se cogerá otra ficha más.

Al finalizar el reparto, cada jugador tendrá 13 fichas, excepto el Este, que tendrá 14.

Volver arriba